PREFACIO
 

Querido radioaficionado español:
Nunca imaginé que este libro fuese leído fuera de los Estados Unidos. Esta edición española de “Crystal sets to sideband” empezó el día en que un grupo de radioaficionados españoles lo encontró en la red y pensaron que sería muy útil para todos. Desgraciadamente para ellos, mi libro no fue escrito en español, sino en un inglés norteamericano informal. Sin peder el animo, solicitaron la colaboración de otros radioaficionados para así, entre todos, traducirlo capítulo a capítulo. Solamente rescribir este libro, es un esfuerzo considerable. Traducirlo correctamente es un proyecto gigantesco. Tengo una admiración muy grande por estos compañeros con talento y estoy en deuda con ellos.
Empecé a escribir este libro cuando me di cuenta que mi estación casera era casi la única en el aire. El aprendizaje y el gozo de construir radios, es para mi, más de la mitad del disfrute del “hobby” de la radio. Me parecía que la mejor parte de los radioaficionados estaba desapareciendo, por ello escribí artículos sobre cacharreo para el periódico de mi radioclub local. A mis amigos les gustaron mis artículos, pero raramente construían algo. Me di cuenta que la mayoría de radioaficionados actuales, carecen de la pericia y conocimientos básicos para construir radios. Mis artículos eran demasiado breves para ayudarles, pero quizás un libro detallado sobre construcción de radios podría ayudar a revivir el cacharreo.
Sinceramente, reconozco que rejuvenecer la autoconstrucción de equipos, es probablemente, poco real, pero disfruto escribiendo sobre este tema. Me imagino como un Don Quijote luchando contra los castillos de la moderna apatía contra la ciencia y la tecnología. Parece una búsqueda desesperada. Sin embargo, incluso aunque para nadie más lo fuera, para mi es muy educativo y satisfactorio. Desde que se publicó el libro en Internet, muchos radioaficionados de muchos países me han escrito para alabar y criticar el libro. La respuesta ha sido maravillosa. Los cacharreros somos raros, pero no estamos en extinción. Aunque no podamos cambiar el mundo, disfrutamos aprendiendo radiotecnología y construyendo nuestros propios equipos.

Algún día espero encontraros en el aire.73s, Frank Harris, KØIYE

 

ATRAS